« Ruta: Inicio > Historias > Networking killed the nerdy star | Archivos »

Networking killed the nerdy star


Recuerdo que de pequeño mi padre me decía: "estudia mucho si de mayor quieres ser algo". Y yo claro que quería ser algo de mayor, ya lo creo. De hecho quería ser muchas cosas, demasiadas. Todo me interesaba, todo conocimiento lo absorbía. Parafraseando a aquél, yo no tuve infancia, tuve biblioteca. Y un padre orgulloso.

Tampoco es que fuese un inepto social, no vayais a pensar que era un nerd. De hecho recuerdo mi adolescencia como una de las etapas más felices de mi vida, todo el día con los colegas, en el insti, jugando al rol, saliendo por ahí... El caso es que siempre mantuve bien claro que si quería llegar a ser algo mis notas tenían que ser las mejores posibles. Tenía un instinto competitivo por probarle al mundo lo bueno que era, que yo podía hacer cualquier cosa, y además sin forzar la máquina, sin empollar.

Esa mentalidad me duró hasta pasada la carrera. Lo importante era sacar buena nota, destacar académicamente. "Eso te abrirá las puertas de cualquier beca, de cualquier trabajo" me decía a mí mismo. Y hasta cierto punto fue verdad. Me consiguió la beca de colaboración, los créditos de investigación, el erasmus, y quizá hasta el doctorado.

"Un buen expediente puede más que cualquier favoritismo" decía también mi padre. Lo malo es que el ejemplo que siempre ponía se le vino abajo un día de los inocentes allá por los noventa. Claro que en ese momento yo no me dí cuenta que mi padre había vivido engañado hasta entonces, que en cierta manera un podía pasar por la vida conservando algo de ingenuidad a pesar de todas las tragedias que a uno inevitablemente le rodean. Por eso confié en él. Quizá ese tipo no fuese un buen ejemplo, pero desde luego que a mi padre nadie le había hecho ningún favor y a la mayoría de la gente lo que tiene no se lo han dado sino que lo ha ganado.

Hoy en día en España, aunque la verdad es que es tradición secular, se critica mucho al que consigue algo porque "conocía a alguien que a su vez conocía a alguien". Sin embargo las estadísticas lo reconocen: la mayor parte de la gente consigue su primer empleo a través de algún conocido o familiar. Y al conocer esas estadísticas nos apresuramos a decir "ofú qué mal está el patio, así nunca llegaremos a ser uropeos".

Pues resulta que el otro día leía yo una edición especial orientada a estudiantes de doctorado de una revista normalmente dedicada a esto de conectar a la uni con el mercado laboral, y en un artículo se daba la siguiente estadística: aproximadamante el 70% de las plazas laborales no llega a anunciarse sino que se llenan por solicitudes presentadas via conocidos, mientras que sin embargo el 80% de la gente se limita a enviar CV's a puestos para los que ha encontrado un anuncio en algún sitio público (periódicos, bolsas de trabajo, etc). Esa estadística se refiere a los Países Bajos, un país que es ciertamente "uropeo" y de los pocos que puede decir que tiene una tasa de desempleo menor al límite que normalmente se utiliza para marcar el pleno empleo (y que, dicho sea de paso, tiene muchísima más inmigración que la que ha tenido España hasta la fecha, en proporción).

He de reconocer que desconozco los valores exactos en ambos casos pero me sorprendería mucho que las cifras fuesen muy distintas para el mercado español que para el holandés. Lo que sí es diferente es la mentalidad. En España es algo que se ve mal, en Holanda es algo que simplemente es así y que algo habrá que hacer no para cambiarlo sino para adaptarse a ello. En el artículo que leí lo reconocen abiertamente: las posibilidades de encontrar un trabajo de ese 20% que busca empleo a través de su red de conocidos son mucho mayores que las de aquellos que se limitan a solicitar lo que se les ofrece.

Encontrar un (buen) trabajo no es cuestión de notas o aptitud, sino de difusión de la información. Si una persona en promedio conoce a unas 50-60 personas, sólo con los conocidos de tus conocidos ya abarcas unas 3000 personas. Si una empresa puede encontrar un (buen) candidato ahorrándose el coste de una selección de personal (una de las supuestas ventajas de usar ETTs), lo hará. Los empleados conocen el trabajo así que saben el perfil que hay que tener, pueden buscar entre sus conocidos o simplemente comentar la situación. Y al revés, tú puedes decirles a tus conocidos que estén al loro de cualquier trabajo que crean puede interesarte. Et voilá, la persona adecuada encuentra el trabajo soñado.

En España rápido acusaríamos a esa persona de haber entrado "por enchufe". Qué se le va a hacer, somos así. Pero entrar por recomendación no significa que no se sea apto para desempeñar la labor. El auténtico "enchufe" es cuando se desprecia a candidatos reales y más aptos pero desconectados al entorno personal de la empresa por aquellos que vienen recomendados, a pesar de su peor adecuación para el puesto.

Quiero pensar que la mayor parte de la gente es honrada, y que por eso no "entrenan" esa manera de encontrar un buen trabajo, por huír del enchufismo. Al menos sé que ese es mi caso, que eso que los anglos llaman "networking" es algo que me resulta ajeno y forzado. En el fondo de mi cabeza sigo pensando que el día que necesite cambiar de trabajo lo único que tengo que hacer es ponerme a buscar y mandar la correspondiente solicitud. Pero a la vez soy consciente de que así me tiro piedras sobre mi propio tejado. En realidad cuando busque trabajo nuevo si viene alguien y me ofrece algo que se ha enterado por un conocido, lo miraré y lo solicitaré si me interesa.

Así es como solicité mi doctorado, conociendo los planes de un laboratorio vecino al que yo hacía mi estancia y adelantándome a ofrecerme como candidato antes de que hubiese siquiera el dinero para la plaza. Y así es como lo conseguí, porque el jefe del laboratorio de al lado me conocía de referencias de mi anterior jefe y profesores de allí que trabajaban para él. Toda mi preparación, todas mis buenas notas no influyeron lo más mínimo. Por supuesto que habría barrido con cualquier competencia, pero no hizo falta demostrarlo.

Entonces, digo, si es más importante para lograr un buen trabajo tener una buena red de contactos que el expediente académico, ¿por qué nos empeñamos en educar a nuestros hijos para que se dejen los codos estudiando y dejen de jugar con los amigos? ¿Por qué les metemos en la cabeza desde pequeños la idea de que si no tienen buenas notas son unos fracasados, que no sirven para estudiar ni servirán para un trabajo que requiera estudios superiores? Ya va siendo hora de que dejemos de despreciar las actividades extraescolares no académicas de nuestros jóvenes, que nunca se sabe quién va a ser el siguiente director de esa empresa informática en la que tanto le gustaría trabajar a tu hijo...


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://biomaxi.blogalia.com//trackbacks/46759

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2007-02-01 01:17

La red social es importantísima, si uno no puede permitirse entrar por bruteforce. Eso está más que claro.

Ahora, educar sirve para que la gente * sepa * hacer algo. Pero creo que jugar más partidillas de rol en el cole no sería mala idea... ¿dónde están los maestros que hagan de Master de D&D? xD



2
De: BioMaxi Fecha: 2007-02-01 01:20

Para ser más positivos, propuestas:

Fomentar el desarrollo de asociaciones estudiantiles, especialmente trans-facultativas. Como la tuna pero sin vestirse de gilí. En realidad, más bien, como las típicas fraternidades de peli yankee.

¿Que a los chavales les gusta el deporte? ¡Pues se organiza una liga universitaria! ¿Que no les gusta el deporte? ¡Da igual! Será por clubes de debate, de lectura, de alpinismo, de senderismo (ah, no, que estos igual son deportes), de rol, de lo que sea. El caso es darles sitio y estructura.

Incentivando además aquellas actividades que mantengan en contacto a los viejos alumnos con los nuevos. Las experiencias de un recién egresado pueden ser muy útiles para los novatos...

En fin. Ya sé que algo de esto ya hay, pero, reconozcámoslo, no tanto como en otros sitios, verdad?



3
De: Anónima Fecha: 2007-02-01 01:58

(BioMAxi) Así es como solicité mi doctorado, conociendo los planes de un laboratorio vecino al que yo hacía mi estancia y adelantándome a ofrecerme como candidato antes de que hubiese siquiera el dinero para la plaza. Y así es como lo conseguí, porque el jefe del laboratorio de al lado me conocía de referencias de mi anterior jefe y profesores de allí que trabajaban para él.

(anónima) Para mi que en todo eso que cuentas si que debió influir al menosun pooco, tu preparación académica. Para obtener tu primera estancia, apra que tu primer jefe diera buenas referencias...

Así que no me creo lo que dices a continuación:

"Toda mi preparación, todas mis buenas notas no influyeron lo más mínimo."

Claro que influyeron.

Además no veo la contradicción: hayq ue tener una buena preparación y una buena red de contactos.

Sin buena preparación la red de contactos se convierte en un intento de que te enchufen. Con buena preparación, la red de contactos es una fuente de iformación fiable de tu perfil que no está mal que se utilice.



4
De: BioMaxi Fecha: 2007-02-01 02:08

Anónima, en mi CV sólo había dos cosas que destacar: los labos en los que había estado y las notas. Pasado el tiempo, comentando cosas de la vida, mis jefes se soprendieron cuando les dije que había sacado varios dieces. Y lo que es peor, se sorprendieron de saber que había estado en un labo en España.

Es decir, las notas per se no influyeron lo más mínimo. Mis conocimientos y tal puede que sí, pero más en mi elección de sitio al que presentar mi solicitud que en otra cosa en realidad. O lo que es lo mismo, no niego que haya que tener una buena preparación, sino que no hay que sacrificarlo todo en aras de dicha preparación o de lo contrario puedes terminar siendo un JASP que no se come un puto rosco.

Y dentro de eso, desatender la vida social (incluyo la virtual) es el peor delito de todos porque a la larga te limita las posibilidades de acceder a puestos de trabajo, cursos, material...



5
De: kikollan Fecha: 2007-02-01 21:29

Como dice Algernon, hay que aprender "algo", si no para que te escojan, quizás para que no te echen luego :-)

En cuanto a las propuestas para fomentar las relaciones sociales, siempre me ha dado envidia la "tradición clubera" anglosajano, tan poco habitual por esto lares.

Por cierto, creo que es la primera vez que comento por aquí (aunque no en tu otro blog), así que un saludo,



6
De: Assarhaddón Fecha: 2007-02-02 12:02

Menudo tocho.



7
De: Jorge Orte Tudela Fecha: 2007-02-02 15:22

Mis primeros tres empleos fueron por enchufes.

El primero a través de un conocido de mi padre.

El segundo me lo hice yo mismo

El tercero a través de un ex-jefe de mi padre.

En esos tres trabajos obtuve la experiencia necesaria para no necesitar más enchufes.

Y a partir de ahí todos los demás por curriculum y valía. 3 empresas, sin contar la mía, a una de las cuales volví a trabajar por segunda vez después de dejar otra.

Para empezar a hacer curriculum no hay nada como un enchufe, pero a partir de cierto punto no hay nada como la experiencia.

Pero todo eso sirve para "meter cabeza". Una vez dentro lo que cuenta es lo que sabes, lo que has estudiado. Eso no te va a permitir saberlo todo, te va a permitir aprenderlo todo.

Yo dejé los estudios a los 17 años poco más o menos por lo que expones, pensando en que no servirían de mucho tal y como está el patio. Y efectivamente no sirven de mucho para empezar, pero una vez has empezado son fundamentales. Quizá no tanto por lo que hayas aprendido, que muchas veces no sirve de mucho, como por la costumbre que te has creado de aprender.



8
De: Jorge Orte Tudela Fecha: 2007-02-02 15:24

Lo realmente difícil es que tus jefes se enteren o se quieran enterar de lo que vales. Normalmente se dan cuenta el día que te vas.



9
De: Assarhaddón Fecha: 2007-02-02 15:54

Toma Biomaxi:

http://www.youtube.com/watch?v=TfwP-z_25sI

Material para tu película (como inspiración no está mal)



10
De: Nfer Fecha: 2007-02-03 12:57

Intento de defensa hacia nuestros padres (y al tuyo, BM).
Al menos en Argentina, los inmigrantes que venían con una mano atrás y otra delante, veían claramente que sus hijos serían "alguien" y ganarían buen dinero si estudiaban y obtenían buenas notas.

En el campo, el "ideal" era, para las mujeres ser Maestra, para los hombres, Juez de Paz (para lo que bastaba saber leer y escribir, o un grado de bachiller). Un matrimonio así conformado era el centro del pueblo, reconocido socialmente, consultado por diversas cuestiones y el dinero (que nunca ganó suficiente un maestro en Argentina) era completado por el sueldo del Juez, más los muchos aportes de los vecinos, que arrimaban un lechón, unas gallinas, cada vez que había una fiesta. Los otros referentes, menos estables, el médico y el cura o pastor, o similar.

En la ciudad, la mujer tenía el futuro en la punta de sus dedos si lograba ser dactilógrafa. El matrimonio más conveniente era con un empleado de un banco, pero mejor si Abogado o Médico.

Así los padres sentían que podían morir tranquilos, teniendo asegurado el futuro de sus hijos.

De lo que tu padre hizo algo parecido: quiso asegurarse que serías un hombre "léido" y que te sería relativamente fácil conseguir un buen trabajo, estable y bien remunerado.

Lo que no supieron nuestros padres es que llegaría un tiempo en que el título de grado sería insuficiente. Y que el de post grado, también.
Hay que tener un doctorado, y eso lleva años...¿cuántos llevas ya?
Es cuando empiezas a cansarte.

A tu edad, BM, yo ya llevaba nueve años trabajando y haciendo aportes para una jubilación en la que me retiraría relativamente joven, con un ingreso suficiente para envejecer sin sobresaltos.

Pero en el intervalo sucedieron cosas.
Ya no se es "maestra" sino profesora de distintas disciplinas, a lo cual esa carrera se ha alargado; ya no alcanza con ser empleado de banco pues los bancos se funden o se fusionan y te quedas en la calle al día siguiente o te trasladas a 1.500 Km; no puedes ser Investigador con sólo ser "idóneo" como dice aquí el reglamento de Concursos (demostrando esa idoneidad, confío que creas que el reglamento existe y sigue vigente), sino que a la hora de concursar si el opositor tiene un PostDoc gana el concurso aunque los otros tengan 30 años de Investigación y una buena colección de papers publicados en revistas con referato.

Nuestros padres actuaron según su experiencia, pero ignoraron el cambio que sucedió a partir de allí.
Y el cambio sigue acelerándose.
Me pregunto si lo que es válido hoy, lo será mañana...

De lo que me privo de dar consejos, o exigir notas altas. A lo sumo, un título de grado, que garantiza tener buen diálogo si tienes la suerte de conseguir un puesto de chófer de taxi.

Mis jefes, o jefas, ocupados en ellos mismos y en el terrible embrollo de la Administración, apenas pudieron (o no quisieron) prestarme atención.
Ahora que me voy, tal vez se den cuenta. O no.

De lo cual poco me importa. Hace un tiempo empecé el el camino inverso: relaciones, vida social,contactos reales y virtuales, estudiar "cómo está el patio" a ver si así consigo tener claro el panorama y mientras mi hijo se quema las pestañas (y el resto del cuerpo pues es trabajo de campo y en verano) yo veré la forma de encontrar el extremo del hilo.

Un par de pequeños intentos han dado resultado. Ahora, en lugar de dar consejos, marco líneas a seguir: que decidan ellos, el camino es mucho más largo y muy diferente al que yo recorrí.



11
De: Nfer Fecha: 2007-02-03 13:13

Bueno, algo "en positivo": dices:
"Ya va siendo hora de que dejemos de despreciar las actividades extraescolares no académicas de nuestros jóvenes.."

Pues aquí son las actividades extraescolares no académicas las que atraen a los jóvenes y niños a las escuelas y colegios en muchos lugares del país.
Ejemplo sencillo, cercano y comprobable: el Colegio y su Instituto de Profesorado de Inglés de mi Parroquia empezó con una canchita de fútbol.
El barrio era en esos años muy pobre y los niños no tenían posibilidad de pagar el pasaje en colectivo hasta una escuela pública, si es que llegaban hasta el pavimento pues el colectivo no entra en calles de tierra.
Con ese "gancho" del equipo de fútbol, se fue haciendo la unión entre los vecinos, uno que era albañil cooperó con otros para levantar un tingladito...y así y con un poco de tiempo (¿qué son cuatro lustros?) ahora los chicos tienen escuela, campo de deportes, vienen de otros lados de la ciudad a estudiar traductorado de inglés, el municipio vio que podía pasar el pavimento (que bien caro es, y lo pagan los frentistas) y los vecinos empezaron a mejorar sus viviendas precarias...
Que no es cuento, que es cierto. Es una pequeña gota de agua en un gran mar, pero quiero salir de estos comentarios con algo positivo.



12
De: Assarhaddón Fecha: 2007-02-03 17:17

Menudos tochos.



13
De: Xac Mazo Fecha: 2007-02-07 20:54

Bueno, Maxi. Por lo visto hacen falta carísimas encuestas y estudios para demostrar lo evidente. El "amiguismo" el "enchufismo" y el "nepotismo" han funcionado siempre en cualquier sociedad que se te ocurra imaginar. Si te da igual o a semajanza de méritos... ¿contratarías antes a un conocido que a un desconocido?. Si fulanito te pide un favor... ¿no se lo harás sabiendo que puedes necesitar pedirle a él un favor algún día?. Si necesitas a alguien de completa confianza...¿no contratarías a tu hermano?. Son rasgos muy humanos y la pura meritocracia es tan... fría. Y tan falible como cualquier otro medio.

Como le ocurre a Jorge, a mi no me da vergüenza reconocer que mis primeros empleos fueron gracias a los contactos de mi familia. Eso sí, Nada de sinecuras: como "enchufado" trabajé como un esclavo para no dejar mal al "recomendador". Luego dejé de necesitar de recomendaciones pero procuro conservar un círculo de contactos lo mas amplio posible... por si acaso. Te acosejo que empieces a cultivarlo.



14
De: Ana Fecha: 2007-03-14 22:07

Hola, estoy a punto de licenciarme en Comunicación Audiovisual, dentro de 3 meses tendré un titulo de master en Gestión de Empresas Audiovisuales, y hoy he acudido a una entrevista de trabajo para conseguir un empleo relacionado con mis estudios. Un trabajo de 8 horas al día,600 € limpios/mes. Creo que esto es aproximadamente lo que cobra un cajero de supermercado. Por supuesto,a esta entrevista voy recomendada por un "contacto". Mañana me dirán si me han cogido, o no.No sé, estoy bastante desmoralizada. ¿Qué clase de sociedad estamos creando?



15
De: Asocial Fecha: 2007-12-23 20:22

Hola. Leo tu blog de biología desde que empezaste. Y en cuanto a las redes sociales soy una persona timida y observadora. No tengo blog, no chateo, sólo leo y observo . ¿En serio que si no cultivo mis contactos será en mi prejuicio?

No entiendo las relaciones sociales, me gusta la ciencia. Por eso no salgo y mi vida se asemeja a la de un monje.

En fin... un saludo sigue así.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.196.35 (4377f75952)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Ir Arriba

Powered by Blogalia
Derechos reservados bla bla