« Ruta: Inicio > Historias > De tal palo... ¿tal astilla? | Archivos »

De tal palo... ¿tal astilla?


De un tiempo a esta parte un tema recurrente en mis reflexiones introspectivas es lo muchísimo que me parezco, y cada día más, a mi padre. A veces me gusta, otras no.

Lo bueno nunca importa imitarlo; lo malo sí, así que hay momentos en los que me gustaría encontrar cualquier cosa, un indicio siquiera, que me recuerde que somos dos personas distintas viviendo dos vidas separadas. Curiosamente hoy, buscando lectura ligera para 10 minutos, me he topado con una auténtica revelación:

Mi padre era de los de Góngora mientras que yo, si acaso, soy de los de Quevedo.


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://biomaxi.blogalia.com//trackbacks/47284

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2007-02-19 11:22

Es que también tienes cosas de tu madre, oye :-)



2
De: Jorge Orte Tudela Fecha: 2007-02-19 17:26

A mí desde hace un tiempo también me pasa, veo muchísimas características de mis padres en mí, aunque también veo grandes diferencias.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.226.33.117 (cb0d9eae40)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ir Arriba

Powered by Blogalia
Derechos reservados bla bla