« Ruta: Inicio > Historias > Retratar la miseria | Archivos »

Retratar la miseria


Yo soy un turista visual. Me encanta ver cosas y si fotografío es por captar eso que mis ojos ven y volverlo a contemplar más tarde. Fotografío por lo que YO siento en ese momento, no por lo que quiero que otros sientan o lo que otros vayan a sentir cuando enseñe la foto. Cuando voy a París fotografío una chica tocando el acordeón, gente sentada en los cafés. Cuando voy a Madrid hago fotos de ropa colgada en la calle, de limpiabotas, de barquilleros. Cuando voy a México hago fotos de mariachis, de indígenas, de puestos de comida callejera. No voy buscando el tópico, el estereotipo, son ellos los que me buscan a mí, salen a mi encuentro. Cuando voy a un sitio veo cosas y las fotografío. Si voy a África, veré negritos y les haré fotos, lo tengo muy claro. Y sin ningún remordimiento. Pensar que hacer una foto implica un abuso sería lo mismo que decirme que aparte la mirada ante las cosas "desagradables".

Esa es mí motivación, un afán puramente documentalista.

Otra cuestión es qué sienta el que vea la foto. Podrá sentir pena o podrá sentir rabia. Podrá parecerle bonita o un mero cliché. En cualquier caso eso está fuera de mi control y por lo tanto fuera de mi intención.

Para un buitre un niño que muere es lo mismo que un ternero moribundo: carne que comer para seguir viviendo una temporada. Enterramiento, incineración, no son más que modos de evitar contemplar
cómo devoran el cuerpo de un ser querido. Pero nadie le pregunta a un
ñu si quiere que se difundan las imágenes de la caza de sus congéneres y sin embargo mostrar la miseria humana nos parece éticamente discutible.

Quizá por ser biólogo nunca dejo de tener muy presente que ser seres humanos no nos priva de ser seres vivos, por eso para mí un documental social tiene que ser igual que un documental sobre naturaleza. Si se busca retratar la realidad hay que huir de pensamientos éticos o políticos al realizarlo. Esos los pondrá el que vea el documental. Porque si yo actuase de otro modo ya no sería un simple documentalista, sino un activista, parte implicada. Que no es que tenga nada de malo, no me malinterpretéis, sino que simplemente es incompatible con mi idea científica de qué debe ser un registro documental. Ya sabéis, el observador no debe influir en lo observado. Lamentablemente desde hace 100 años sabemos que eso es una utopía, la mecánica cuántica nos lo dice bien claro y los periodistas lo demuestran a diario.

En resumen: fotografiar no denigra a nadie, asumirlo implica cierta condescendencia que me parece más dañina que el propio "turismo escatológico".


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://biomaxi.blogalia.com//trackbacks/51252

Comentarios

1
De: Nfer Fecha: 2007-08-04 19:02

Pues a mí no me parece discutible mostrar la miseria humana en fotos.
Lo que me parece poco ético es vender a precio de oro las fotos, pero que si hay quien compre habrá quien venda...

¿mi opinión? que la diferencia es que la foto deja ahí, estático e inmutable, una situación real que preferimos no ver y si se nos presenta delante, miramos para otro lado.
La foto queda, y entonces se alzan voces sobre supuesta denigración de la persona y blabla.
Voces, apostaría, que son de quienes miran para otro lado cuando encuentran situaciones similares en su camino.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.245.10 (630bbca24c)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ir Arriba

Powered by Blogalia
Derechos reservados bla bla