« Ruta: Inicio > Historias > Castellanismo | Archivos »

Castellanismo


Sucede que hubo una época en que tuve muy claro que iba a estudiar Historia o Humanidades. La Historia, así con mayúscula, me encantaba. Y lo sigue haciendo. De hecho lo que me fascina de la Biología como ciencia es su carácter casi narrativo; no en vano se le llamaba Historia Natural.

También sucede que a la mayoría de la gente la Historia les aburre. Piensan que se trata sólo de fechas, listas de reyes, hechos sin importancia o relevancia actual. Nada más lejos de la realidad. De aquellos polvos vienen estos lodos y ya sabéis aquello de la condena a los pueblos que ignoran su historia.

Pues resulta que en aquella época preadolescente que os cuento sentía una fascinación total por la época de los Habsburgo. El imperio de los Austrias y tal. El caso es que me curré una monografía sobre la Revuelta de las Comunidades de Castilla, uno de los sucesos más relevantes a la hora de entender la historia española posterior y, sin embargo, profundamente ignorado por la vasta mayoría de la población.

Todo esto viene a cuento porque nunca he entendido la forma que adoptan los diversos nacionalismos separatistas españoles. Básicamente, la idea es asumir que España ES Castilla. Y no, eso no es.

Precisamente la identidad castellana fue la primera en ser apisonada. La expedición de Colón fue cosa Castellana porque los Aragoneses (léase Catalanes) no quisieron acoquinar. A la hora de la elección del glorioso Carlos como emperador, las cortes de todos los reinos se echaban para atrás y la financiación del costoso proceso vino casi por entero de Castilla. Y a cambio, nos deja de regente a un flamenco. Asi que sí, antes de que los catalanes o los vascos dijesen ni pío, antes de que Holanda se separase incluso, los primeros descontentos con la estructura nacional española y sus desigualdades regionales fue Castilla. Y más concretamente el pueblo castellano, que los nobles rápidamente se vendieron al emperador cuando éste les restauró los derechos que habían perdido con el intento centralizador de Isabel la Católica. Desde entonces Castilla ha sido fuente de dinero y de soldados para campañas europeas y americanas, la colonización de América provino fundamentalmente de gente castellana que en la península estaban poco más que explotados.

Así que cuando los holandesitos me vienen con que fueron conquistados por España les recuerdo que no, que fue Castilla la que fue sometida por un ejército a manos de nobles flamencos, que el primer rey de España nació en Gante, actual Bélgica. Y que, cuando a ellos les tocó el turno de apoyar las causas comunes, se negaron a pagar impuestos, su población se rebeló y sus nobles se dividieron, ellos tuvieron la suerte de contar con el apoyo de potencias extranjeras.

Lo mismo que puede aplicarse al caso catalán, dicho sea de paso. Con el agravante de que por su culpa la unión ibérica se fue al garete.

España es una nación artificial, fruto de uniones matrimoniales y conquistas a punta de espada y mosquete. Eso no lo duda nadie, pero lo mismo es aplicable al resto de países modernos. Un patrón emerge, sin embargo: las regiones componentes se muestran insolidarias con las demás, egoístas e incapaces de ver que el todo podría haber sido mucho más que la suma de sus partes. De haber estado a punto de lograr la Unión Europea en el siglo XVI pasamos a ver quién es la última rata en querer abandonar el barco. Y precisamente por eso me resulta irónico que, al final, resulta que los únicos que no quieren independizarse de España sean los herederos de los primeros que sí quisieron.

Solía estar orgulloso de ser español pero visto quiénes resultan ser mis compatriotas, más que orgullo siento vergüenza. Por eso, cuando me preguntan, digo que soy Castellano; madrileño por más señas. Y a mucha honra.

A ver si acabamos de una vez con la Europa de los países y construimos la Europa de los pueblos y las regiones, que son mucho más reales demográfica e históricamente hablando. Aunque si para construir España ya tenemos problemas compaginando los egoísmos de unas cuantas, me parece que lograrlo a escala europea es pura utopía.



Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://biomaxi.blogalia.com//trackbacks/56960

Comentarios

1
De: Nfer Fecha: 2008-04-22 15:54

Me he quedado pensando si lo que has escrito (con las correspondientes variantes)es aplicable a Argentina. Más digo, al escurridizo "Mercosur"...
Aquí la "colonización" vino del Alto Perú, por un lado y por el Río de la Plata, por otro.

Y no sigo porque es motivo de un post para argentinos, o sudamericanos...o quizá, como es éste, para todos.
A ver quién escribe la vera historia argentina, si es que existe más allá de lo que dicen las Leyes...



2
De: webensis Fecha: 2008-04-22 16:28

"A ver si acabamos de una vez con la Europa de los países y construimos la Europa de los pueblos y las regiones"

Eso. Cada uno con su variante de boina.



3
De: Anónima Fecha: 2008-04-22 19:16

¿Y la Europa de los ciudadanos? ¿Para cuándo?



4
De: Algernon Fecha: 2008-04-22 21:02

Eso. Cada uno con su variante de boina.

Pues casi como fue la URSS en su día. No me parece tan mala idea.



5
De: BioMaxi Fecha: 2008-04-23 03:33

“Castilian identity is now defined negatively rather than positively. The reason for this is that Castilian nationalism was the first to have been destroyed by the Spanish Crown during the revolt and war of the Castilian War of the Communities against the Spanish Monarchy, between 1520 and 1521.”

Wikipedia



6
De: Dubitador Fecha: 2008-06-07 21:49

El asunto de los comuneros, pues bien; pero insistiria en recalcar que todos esos asuntos de alto perfil politico, fueran quienes fueran sus protagonistas, eran algo necesariamente ajeno a la consciencia de la mayoria de los presuntamente implicados, o cuanto menos aludidos, puesto que no solia significar una critica, ni propuesta de alternativa, al sistema vigente, sino mas a menudo una disputa en torno a estos o aquellos detalles intra-regimen.

Asi pues tanto el levantamiento comunero como la guerra civil propiciada por la oposicion extrangera a la fusion de los poderes de Francia y España en una sola mano (Guerra de Sucesion) no son en absoluto asuntos conectables con la realidad presente y mucho menos base legitima para una negociacion, y mucho menos una ruptura, del status quo pactado en la Transicion Democratica, asi que ir mas alla y pretender que aquellas mas bien imaginarias entidades etnico/policas puedan o deban ser la base para un replantemiento de la unidad europea es un puro voluntarismo, que menos piadosamente cabria calificar como cabezoneria, o mas a la patalallana resurreccion imbecil de unas imbecilidades medievales.



7
De: BioMaxi Fecha: 2008-06-09 16:19

Tal vez. Pero si se admite cierta lógica a unos (nacimiento del independentismo catalán con el reinado de los austrias) se debe admitir para otros. Castilla no figura como comunidad histórica en la constitución, todos sabemos que esa referencia se hace a aquellas que lograron estatutos de autonomía durante la segunda república y guerra civil. La disonancia entre realidad y lo que dicen los políticos es abismal y sólo se soluciona con la educación de la gente, exponiéndoles a los hechos históricos reales, sin interpretaciones.

Por otro lado mi europeísmo surge de ciertas convicciones histórico-demográficas. Desde los romanos, y a pesar de las invasiones germánicas, o quizás precisamente por ellas, existe una especie de "consciencia europea". Los celtas se dividían en tribus pero sabían que habían más tribus como la suya, y que todos eran parte de algo mayor, el pueblo celta. Igual sucede con los distintos tipos de tribus germánicas. Esto también era cierto para los romanos, por supuesto. Emperador o rey germano, la población humana sigue siendo la misma. Y las migraciones, el comercio, la unidad cultural hace que se forje cierto sentimiento europeo. Europa nace dividida en "naciones" pero cada gobernante aspira a gobernarla toda, a retomar la unidad. Esto es herencia de Carlomagno, quizá. Pero también es mi convicción de que el pueblo vivía ajeno a eso, más concentrado en su vida diaria (región) aunque sin olvidar su identidad como europeo (como oposición a otras cosas como los turcos o los moros). Que le gobierne el rey de España o el de Francia al fin y al cabo les daba igual.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.194.75 (57f6152dd3)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ir Arriba

Powered by Blogalia
Derechos reservados bla bla